El Proyecto > Mabel Palac�n 180�

Mabel Palac�n
180�

El Pabell�n de Catalu�a y las Islas Baleares en la Bienal de Venecia 2011 presenta un proyecto individual de la artista Mabel Palac�n. Un proyecto espec�fico realizado para la ocasi�n en la misma ciudad de Venecia.

Mabel Palac�n inici� su trayectoria a principios de los a�os noventa en relaci�n con una generaci�n de artistas catalanes que recog�an la tradici�n conceptual. Al mismo tiempo que representaban un salto o un corte con el regreso a la pintura de los ochenta, enlazaban con pr�cticas que cuestionaban el estatuto de la imagen y la representaci�n, el retorno al objeto y su reflexi�n y la recuperaci�n de pr�cticas neo-conceptuales y neo-dada del contexto internacional. Desde entonces sus proyectos se han concentrado en dos cuestiones: el estatuto que ocupan las im�genes en la actualidad (la crisis de la imagen y la representaci�n) y los modos de producci�n en arte. As� se ha preocupado por reflexionar sobre la imagen como lenguaje universal: c�mo los nuevos sistemas de obtenci�n y difusi�n (desde los tel�fonos m�viles a las redes sociales) han permitido un acceso global a las im�genes; y c�mo estas se han convertido en un lugar central que condicionan, afectan y explican la actualidad social, econ�mica y pol�ticamente. En este sentido, Mabel Palac�n reclama el espacio del arte como lugar de reflexi�n y proposici�n de un nuevo estatuto para las im�genes. Al mismo tiempo, en sus proyectos usa medios de producci�n que mezclan disciplinas, desde el cine, la publicidad y elementos de la cultura popular (m�sica, grafismo...).

180�, t�tulo del proyecto para la Bienal de Venecia, recoge la referencia a la llamada regla de los 180� en cine que marca a la relaci�n entre la posici�n de la c�mara y la del espectador. Seg�n esta regla la c�mara nunca sobrepasar� un eje longitudinal figurado a fin de mantener la comprensi�n visual de la escena: la c�mara deber� estar siempre en el mismo lado de la acci�n, s�lo as� se mantendr� la distancia entre la escena que sucede a un lado mientras los espectadores est�n al otro. Lo que asegura ese eje imaginario asentado en la regla de los 180� es que la relaci�n entre las im�genes y el espectador ser� adecuada. El proyecto de Mabel Palac�n alude a dicha regla cinematogr�fica para manifestar que justamente la relaci�n entre espectador e im�genes en la contemporaneidad ha quedado alterada por su multiplicaci�n y uso democr�tico. As� planteamientos propios de la modernidad como la distancia entre emisor y receptor o que el medio califica a la imagen han dejado de ser v�lidos.

El proyecto 180� se despliega a partir de una gran vista de un edificio en Venecia. Parte de una toma fotogr�fica en gran definici�n. Su obtenci�n ha requerido una producci�n que tuviese en cuenta todos los elementos que aparecen en ella: los interiores que se divisan a trav�s de las ventanas o los transe�ntes en las calles adyacentes. Esa fotograf�a se muestra en el espacio del Magazini del Sale. Y tambi�n un v�deo que recorre esa imagen, desvelando los detalles y proponiendo diversas narrativas que est�n inscritas en ella, sobre las que la imagen habla. Siguiendo una l�gica semejante a una de las �ltimas producciones de Mabel Palac�n, �Hinterland�, la imagen central de 180� es al mismo tiempo una imagen en movimiento y una imagen fija, provocando una indiferenciaci�n entre medios. El proyecto se completa con otra serie de v�deos realizados desde las altanas, las caracter�sticas terrazas de Venecia. Estos v�deos funciona como puntos de fuga. Obtenidos a trav�s de distintos medios de grabaci�n, en alta y baja calidad, inician un recorrido o un di�logo entre diferentes personajes partiendo del edificio principal del proyecto.

Pero 180� no se concentra �nicamente en cambio de estatuto de la imagen en la actualidad, sino que se despliega en distintas capas. Propone un di�logo entre historia y contemporaneidad al escoger la ciudad de Venecia o las altanas como construcci�n caracter�stica de una ciudad anclada en la historia. 180� parte de una vista urbana de Venecia y as� tambi�n se refiere a un g�nero pict�rico hist�rico caracter�stico de la ciudad, las vedute. En este sentido, la arquitectura, lo urbano, la ciudad y lo colectivo aparecen como sujetos. E incluso incluye referencias pol�ticas actuales: en los �ltimos a�os los tejados y los monumentos de las ciudades italianas han sido usados como lugar para manifestaciones.

En 180�, a trav�s de fotograf�as y v�deos en los que ambos medios se solapan, Mabel Palac�n refleja la cualidad m�ltiple de la imagen, su car�cter no un�voco, el papel del usuario en la construcci�n de distintas narrativas. El mismo t�tulo se hace eco de ese lenguaje universal que ha asumido la imagen, al ser cifras que no necesitan traducci�n. Y Venecia se convierte en el sujeto del proyecto subrayando un di�logo entre historia y contemporaneidad: Venecia como espacio origen de las vistas urbanas y lo urbano como espacio de la contemporaneidad.

David G. Torres